martes, 14 de octubre de 2008

UNA BREVE HISTORIA


Y entonces Karabá le contó al pequeño Julen que cuando los pajarillos pequeños salían del tronco eran transportados de nuevo a las ramas, crecian con sus nuevos padres, que los alimentaban y les daban calor hasta que se hacían mayores y fuertes, y aprendían a volar y a hacer sus propios nidos en las ramas.

Mientras escuchaba esta historia, Julen veía cómo muchos pájaros se acercaban al agujero del tronco, agarraban con delicadeza un pajarillo y lo transportaban hasta su nuevo nido. El pajarillo, al llegar, ahuecaba todas sus plumas y se ponía a piar muy fuerte para reclamar su comida. Y sus padres le traían rápidamente las hormigas y los gusanos más deliciosos que encontraban por el bosque, y los depositaban con dulzura en su boquita abierta.