sábado, 15 de noviembre de 2008

Los niños que llegan en avión:




Antes de dormir, los padres le cuentan a su hijo, sentados junto a su camita, muchas cosas.


-¿Ves? Tú has llegado a casa en avión. Todos los niños salen de una barriga, cómo todos los pájaros salen de un huevo, pero algunos salen de la barriga de su madre y otros, en cambio, tienen que esperar a que sus padres les vayan a recoger y los lleven a sus casas.


-¿Entonces, qué les ocurre a estos niños? - pregunta el pequeño Julen.


- Pues que sus padres tienen que ir a buscarlos lejos y vivir muchas aventuras hasta que, finalmente, pueden encontrarse con sus hijos y llevarlos de vuelta a casa.


Como nosotros contigo , Julen.




-Karabá me contó que yo me caí del nido y que vosotros habéis hecho un nido nuevo para mí.




Los padres se rien y abrazan al pequeño Julen.


- Es verdad - le dice su madre-. Primero construimos el nido y después hemos tenido que esperar mucho y mucho tiempo antes de poder abrazarte. Estabas tan lejos... Por esto todos los niños y niñas que vienen en avión son tan deseados y especiales para sus padres.




Y cuando el niño se duerme, tranquilo, en su cama, la ventana se abre de golpe y un viento juguetón empieza a hacerlo revolotear todo.


- Buenas noches, Julen...




Es el viento del Norte, que también ha querido darle un beso de buenas noches. Después continúa se camino, sopla que soplarás, para seguir explicando historias a todos los niños del mundo.